• Elige consumir alimentos de consistencia liquida: suero, aguas de frutas, caldos desgrasados o  gelatinas
  • Introduce alimentos que sean de fácil digestión con mayor consistencia poco a poco, según su tolerancia
  • Consume pequeñas cantidades de comida pero frecuentemente
  • Prepara jugos de fruta sin pulpa y poco azucarados.
  • Evita consumir alimentos y bebidas muy dulces
  • Aumenta el consumo de líquidos.
  • Si toleras los lácteos entonces consume yogurt descremado y quesos frescos.
  • Elige alimentos preparados al vapor, al horno, a la plancha, empapelados, asados.
  • Evita consumir alimentos que producen gases:
    • Brócoli, coliflor, leguminosas, repollo, huevo.
  • Prefiere utilizar hierbas de olor para darle sabor a tus platillos
  • Consume cereales que no sean integrales
  • Consume frutas ricas en potasio:
    • Melón, plátano, zanahoria, kiwi, nectarinas, calabaza, espinacas cocidas, apio cocido, etc.
  • Consume frutas y verduras cocidas como:
    • Manzana, pera, plátano, calabaza, apio, chayote, chaya, zanahoria, etc.
  • Consume los alimentos y bebidas a temperatura ambiente.
  • Es muy importante rehidratarte después de cada evacuación líquida:
    • 200-300 ml de suero oral, electrolitos o vida suero oral. Consumirlo templado, ni frío ni caliente.
  • Consumirlo en pequeños sorbos o cucharaditas.