• matt1A las parejas a menudo les resulta difícil hablar sobre temas complejos o tristes. Esto significa que pueden evadir hablar sobre las emociones intensas y los cambios que surgen a partir de un diagnóstico de cáncer.
  • Es útil hablar de manera abierta y honesta con su cónyuge o pareja. También es útil escuchar atentamente lo que piensa y siente su pareja.
  • También deberían hablar sobre los asuntos prácticos, como las opciones de tratamiento, los cambios en la rutina y los planes futuros.
  • Consideren la opción de incorporarse a un grupo de ayuda o de hablar con un asesor capacitado para que los ayude a ambos a enfrentar la situación a su manera.

Hablar sobre el cáncer es todo un desafío. Incluso las parejas que generalmente tienen un buen diálogo pueden tener problemas para hablar sobre el cáncer ya que esto implica emociones intensas. Hablar sobre un diagnóstico de cáncer también incluye temas sobre los cuales las parejas tal vez no desean hablar. Por ejemplo, problemas sexuales, problemas de fertilidad, limitaciones físicas, preocupaciones económicas e incluso la posibilidad de la muerte.

Pautas generales para la comunicación

Una buena comunicación implica dialogar abiertamente y en forma honesta sobre sus pensamientos y sentimientos con alguien que lo escuche y le brinde apoyo. Implica compartir su experiencia y escuchar y aceptar los pensamientos y sentimientos de su pareja sin criticar ni culpar. Una buena comunicación no es fácil y no siempre surge naturalmente. Requiere práctica y esfuerzo.

A continuación, se indican algunos consejos para una buena comunicación:

  • Practique una escucha activa. Una escucha activa es cuando se concentra en entender lo que dice su pareja en lugar de pensar qué decir después. Por ejemplo, repita lo que su pareja dijo con sus propias palabras. Luego, pida una devolución para estar seguro de que entendió el punto de vista de su pareja.
  • No asuma que usted sabe lo que piensa o siente su pareja, o lo que su pareja dirá después. Haga preguntas si algo no le queda claro.
  • Utilice la primera persona en los enunciados para describir sus sentimientos en lugar de culpar a su pareja. Por ejemplo, puede decir: “Me sentí triste cuando no fuiste a la cita con el médico conmigo”. Es menos probable que ese enunciado la ponga a la otra persona a la defensiva y comience una discusión que un enunciado de culpa.
  • Sea específico y claro. Por ejemplo, “dolido” podría significar triste o decepcionado. Es más efectivo pedir algo que culpar o humillar a su pareja. Por ejemplo, diga: “por favor, no dejes los calcetines en el piso”, en lugar de “eres muy desordenado”.
  • Evite la crítica, el sarcasmo, las ofensas y los insultos.
  • Si se enoja o se siente molesto por algo, puede ser más útil adoptar una rutina para calmarse, como respirar profundo o salir de la habitación, que forzarse a seguir allí.
  • Tómese su tiempo. Uno de los inconvenientes de cualquier conversación difícil es el ajetreo. Tómese su tiempo para decidir qué quiere decir, y para darle tiempo a su pareja también.
  • Dialoguen en forma alternada y sin interrumpirse uno al otro.
  • Concéntrese en un tema por vez. Evite sacar otros temas o discusiones anteriores.
  • No espere resolver temas difíciles en una sola conversación. Acepte seguir hablando sobre el tema en otro momento.
  • Puede ser útil para ambos hablar con una persona neutral que pueda tener distintos puntos de vista.

Consejos para hablar con su cónyuge o pareja sobre el cáncer

El cáncer le cambia la vida a cada una de las personas que tienen una relación, y ambas necesitan apoyo. A continuación, se indican algunos consejos que pueden ayudarle a dialogar con su cónyuge o pareja sobre el cáncer, la manera en que esta enfermedad le hace sentir y la forma en que le afecta a usted y a su relación.

  • Hablen sobre el tratamiento y consulten entre ustedes a medida que averiguan las distintas opciones de tratamiento. Si bien la persona que tiene cáncer es quien tiene la última palabra en cuanto al tratamiento, ayuda a fortalecer la pareja si ambos tienen la posibilidad de considerar las opciones juntos. Siempre que sea posible, asistan juntos a las citas con los médicos para tener la misma información al momento de hablar sobre el tema.
  • Elijan momentos para dialogar en los que ambos estén libres de distracciones y sin apuros. A algunas parejas les da buen resultado programar un momento del día o de la semana para dialogar.
  • Hablen sobre temas que tratan con frecuencia. No siempre tienen que hablar sobre el cáncer.
  • Considere practicar lo que quiere decir o escribir notas para usted mismo si tiene que decir algo difícil. Esto puede ayudarle a priorizar sus valores e identificar sus preocupaciones más grandes.
  • Hablen sobre las maneras en las que cada uno enfrenta el estrés para identificar si tienen distintas necesidades en la conversación. Por ejemplo, uno de los integrantes de la pareja puede ver el cáncer como un problema que se debe solucionar, mientras que el otro necesita apoyo emocional y validación. Entienda que estas dos respuestas son válidas.
  • Dialoguen honestamente sobre sus sentimientos, tanto positivos como negativos. Las emociones como el enojo, el miedo, la frustración y el rencor son reacciones normales al cáncer. Las parejas no suelen analizar estas emociones por miedo a ofender al otro o porque se sienten culpables por tener pensamientos negativos. Ocultar los sentimientos crea distancia en las parejas e impide el apoyo y el consuelo mutuos. Por otro lado, escuchar que su pareja siente culpa o tristeza también puede ser muy difícil de soportar.
  • Hablen sobre estas diferencias y respeten los sentimientos del otro. Por ejemplo, por momentos, uno de los dos puede estar asustado y el otro sentirse esperanzado.
  • No tenga miedo de reírse. El humor puede ayudarles a usted y a su pareja a sobrellevar la situación.

Consejos para el cónyuge o la pareja que tiene cáncer

  • Cuéntele a su pareja cómo se siente física y emocionalmente. El hecho de compartir ayuda a su pareja a entender sus problemas y le da la oportunidad de brindarle apoyo.
  • Cuéntele a su pareja sobre los tipos específicos de apoyo y ánimo que necesita. Un día puede necesitar que lo animen para salir de su hogar, mientras que otro día puede necesitar pasar un tiempo tranquilo, en soledad.

Cómo conseguir ayuda

Si le resulta difícil hablar con su pareja, puede considerar la posibilidad de reunirse con un asesor (en inglés). Esta persona puede ayudarle a solucionar los problemas de comunicación y a abordar temas difíciles. O bien, cada uno de ustedes puede decidir buscar un grupo de ayuda, uno para personas con diagnóstico de cáncer y otro para los cuidadores. Los grupos de ayuda le permiten aprender sobre las experiencias de los demás para hablar con personas cercanas sobre el cáncer.

Para padres y tutores

Los niños a menudo escuchan conversaciones por casualidad. Tienen una tendencia a preocuparse más si sienten que se les están ocultando novedades importantes. Como padre o tutor, es posible que desee proteger a sus hijos de noticias perturbadoras, como el cáncer. Sin embargo, evitar el tema puede confundir a los niños y hacer que sientan que es una situación trágica.

También es importante recordar que los niños comparten información con otros niños. Toda la familia, incluidos los hermanos y padres, deben trabajar juntos para decidir qué información y en qué medida se les brindará a los niños sobre el diagnóstico de cáncer de algún familiar. Esto puede ayudar a evitar que información confusa y errónea se transmita entre los niños.

Consejos para dialogar con sus hijos

Cuando dialogue con sus hijos, escuche sus preocupaciones y responda sus preguntas lo mejor que pueda. A continuación presentamos algunos consejos para ayudarlo a dialogar sobre el cáncer con sus hijos:

Consejos generales de comunicación

  • Use el término “cáncer”. Le brinda a sus hijos información específica y reduce la confusión y los malos entendidos, particularmente si ellos lo escuchan usando esa palabras con otras personas.
  • Use un lenguaje acorde a la edad para dialogar sobre el cáncer (en inglés). Los niños más pequeños necesitan una explicación más simple. Una explicación más detallada ayuda a reducir los sentimientos de impotencia y miedo de los niños más grandes.
  • Asegúreles que ellos no hicieron nada que haya provocado el cáncer.
  • Asegúreles que el cáncer no es contagioso.
  • Hágales saber que está bien que tengan muchos sentimientos diferentes y que usted también tiene muchos de estos sentimientos.
  • Hágales saber a sus hijos que tienen la libertad de hacer cualquier pregunta.
  • Sea honesto cuando responda las preguntas. Está bien decir, “no lo sé”.
  • Ofrezca una evaluación realista pero esperanzadora de la situación, y concéntrese en las medidas para tratar el cáncer.
  • Trate de mantener la rutina de sus hijos lo más estable posible, pero prepárelos para las cosas que cambiarán.
  • Proporcione oportunidades para que sus hijos ayuden. Sin embargo, no los cargue con más responsabilidad de la que pueden manejar.
  • Esté preparado para dialogar sobre la muerte con sus hijos. Use términos específicos y claros y evite usar eufemismos como “pasar a mejor vida” o “dormirse para siempre”. Los niños pueden confundir el sueño con la muerte y pueden tener miedo de morir mientras duermen o pensar que una persona se puede despertar de la muerte.
  • Considere la posibilidad de practicar la conversación con un ser querido de confianza, quien puede proporcionarle algún comentario sobre su tono y elección de palabras. Querrá estar lo más calmo posible cuando dialogue con sus hijos sobre el diagnóstico de cáncer.

Consejos relacionados con el tratamiento

  • Dialogue sobre los tipos de tratamiento y sobre el cronograma de tratamientos, si se conoce.
  • Explíqueles que, si bien el tratamiento puede causar algunos efectos secundarios difíciles, en definitiva, funciona para ayudar a la persona con cáncer a mejorarse.
  • Prepare a sus hijos para los posibles cambios físicos, como la pérdida de cabello o el aumento de peso, antes de que sucedan.
  • Si usted está en el hospital durante un período extenso, sus hijos pueden pensar que no quiere estar en el hogar con ellos. Permanecer en contacto ayudará a asegurarles que la enfermedad no afecta lo mucho que los ama.

Consejos para continuar la conversación después del diagnóstico

  • Considere la opción de reunirse con un consejero. Esta persona puede ayudarlo a abordar correctamente las necesidades únicas y el estado de desarrollo de un hijo cuando se dialoga sobre el cáncer.
  • Pídales a su médico o enfermero que le informen sobre los recursos disponibles en su centro de tratamiento y en su comunidad local.

Para abuelos y otros familiares

Es importante que los padres o el tutor sean los primeros en dialogar sobre el diagnóstico de cáncer de algún familiar. Si a usted se le diagnostica cáncer, es posible que desee mantener diálogos de seguimiento con sus nietos o sobrinos.

Aquí presentamos algunas cosas importantes para considerar antes de entablar un diálogo con sus nietos o sobrinos.

  • Pregúnteles a sus hijos adultos o hermanos cuánta información ya les han brindado a sus hijos.
  • Pregúnteles si están de acuerdo con que mantenga un diálogo de seguimiento con sus nietos o sobrinos.
  • Aliente a toda la familia para que hablen entre ellos, para que no exista confusión entre los niños de la familia.
  • Considere la opción de compartir los consejos anteriores con sus hijos adultos o hermanos.